Escuchar

El arte de saber escuchar. ¿Y tú, sabes escuchar?

Consejos para familiares y amigos de pacientes con Depresión y Trastorno Bipolar.

Muchos piensan que escuchar es sentarse y mirar poniendo cara interesante, sin embargo no hemos desarrollado este arte. Un post escrito para los familiares y amigos cercanos de personas que padecen depresión o trastorno bipolar. En ocasiones puedes encontrarte en situaciones incómodas. Puedes estar viendo a tu ser querido luchando para hacer frente a los síntomas de esta enfermedad y no saber exactamente qué hacer ni qué decir para ayudarle. Puedes tener miedo a decir algo equivocado y empeorar las cosas. Puedes haberlo intentado y haber recibido una respuesta de rechazo. Es muy frustrante estar en esta situación porque te deja con una sensación de impotencia. ¿Qué es lo que tu cónyuge, hijo, padre, hermano o amigo necesita de ti en este momento? ¿Qué puedes hacer que sea útil y eficaz?

Lo  más importante que una persona con depresión necesita es saber que su familia o amigos están ahí, que le escuchen cuando lo necesite. Escuchar es la herramienta más poderosa que se puede tener en estos casos. Puedes pensar que eso ya lo haces, tal vez sea así, tal vez solo lo intentas porque realmente no sabes bien cómo hacerlo. Escuchar es una habilidad que se aprende, un arte sutil, y siempre hay margen de mejora. Requiere mucha paciencia por tu parte.

¿Cuál es la mejor forma te utilizar esta herramienta?

En primer lugar,  hay que demostrar que se está presente  y debes prestar atención a lo que tu ser querido te está diciendo. No es fácil de hacer, ya que nuestra mente tiende a perderse y a veces “viaja” a otra parte. Si esto sucede, trata de “volver” a la conversación. Es mejor hablar en un lugar tranquilo y con el tiempo suficiente para ello. Utiliza un lenguaje corporal abierto que indique que estás atento, que estás interesado en lo que te tiene que decir. El lenguaje corporal abierto implica varias cosas que debemos tener en cuenta. Establecer contacto visual, dirigir el cuerpo hacia el interlocutor, mantener una postura relajada sin cruzar los brazos, encorvarse o parecer inquieto, utilizar una voz tranquila y clara. Y un consejo: silencia tu móvil.

Cuando estés escuchando, es importante dejar a la persona hablar sin interrupciones. Se le puede animar a seguir hablando con un movimiento de cabeza o un “Sí”.  Responder periódicamente para reafirmar sus palabras, resumir lo que está diciendo o reflexionar sobre lo que dice. Con esto le indicas que le estás escuchando, que le entiendes y lo que dice tiene importancia y significado para ti. Así validas sus sentimientos. No tienes que estar de acuerdo con él, pero no es momento para contradecirle. Hacer suposiciones o dar tu opinión personal a menos que te la pida expresamente es evitable.  Tampoco es el momento de contarle tus experiencias personales.

Puedes tratar de hacer preguntas abiertas del tipo “¿Cómo te hace sentir eso?” o “¿Qué crees que pasaría si …” Debe sentir que tiene permiso para responder como quiera, y hablar abiertamente sobre sus sentimientos o experiencias. Ese tipo de pregunta es mucho más eficaz que una pregunta cerrada que requiere un simple sí o no como respuesta, como por ejemplo “¿Has tomado tus medicamentos?”

Al escuchar, también es importante que seas capaz de tolerar cortos períodos de silencio. Esto puede ser un poco incómodo y difícil de hacer al principio. La tendencia de muchos de nosotros es no dejar vacíos en la conversación. La otra persona simplemente puede no querer hablar en este momento. Puede estar en silencio si sus sentimientos son muy intensos o si su pensamiento es profundo.

Un breve periodo de calma puede ser el momento propicio para asumir sus emociones. De vez en cuando, es posible romper el silencio diciendo algo como: “¿Qué estabas pensando en este momento?”

¡Escuchar es algo que te agradecerá muchísimo!

http://terapiaexpres.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *