Pensamientos negativos

Pensamientos erróneos que van a limitar tu potencial.

La mente es muy poderosa. Sin embargo, la mayoría de la gente pasa muy poco tiempo reflexionando sobre su manera de pensar. La forma de pensar sobre uno mismo se convierte en tu realidad. Si dibujas conclusiones inexactas acerca de quién eres y lo que eres capaz de hacer, limitas tu potencial.

El vínculo entre los pensamientos, los sentimientos y el comportamiento

Tus pensamientos son un catalizador que influye directamente en cómo te sientes y cómo te comportas. Así que si una persona piensa que es un fracasado, se sentirá como un fracasado y actuará como tal, lo que a su vez reforzará su creencia de que debe ser un fracasado.

Una persona puede pensar  “yo no soy lo suficientemente bueno para avanzar en mi carrera”. Ese supuesto la lleva a sentirse desanimada y por ello se esfuerza menos en el trabajo. Esa falta de esfuerzo le impide conseguir un ascenso.

O puede pensar  “soy muy torpe en las relaciones sociales”. Así que cuando esa persona va a una reunión, se queda apartado en una esquina por sí misma. Cuando nadie le habla, se refuerza su creencia de que debe ser socialmente torpe.

Cambia tus creencias

Una vez que llegas a una conclusión acerca de ti  mismo, es muy probable que hagas dos cosas; buscar una evidencia de que refuerce tu creencia y desechar cualquier evidencia que vaya en contra de tu creencia.

Una persona que piensa que es un fracasado, por ejemplo, va a ver cada error como una prueba de que no es lo suficientemente bueno. Cuando tiene éxito en algo, lo atribuye a la suerte.

Piensa por un momento que puede que no sea la falta de talento o de habilidades lo que está afectando tu rendimiento, sino que son tus creencias las que te impiden dar lo máximo de ti.

La creación de una perspectiva más positiva puede conducir a mejores resultados. Eso no quiere decir que los pensamientos positivos tengan poderes mágicos. Sin embargo, los pensamientos optimistas conducen a un comportamiento productivo, lo que aumenta las posibilidades de éxito.

Desafía tus Conclusiones

Observa las etiquetas que te has puesto a ti mismo. Puedes haberte colocado la etiqueta de “incompetente”, o “pésimo líder”. Recuerda que no debes permitir que esas creencias limiten tu potencial. El hecho de pensar algo no implica que sea cierto.

La buena noticia es que se puede cambiar tu forma de pensar. Puedes alterar tu percepción y cambiar tu vida.

Aquí se exponen dos maneras de desafiar las creencias:

  • Busca evidencia de lo contrario. Toma nota de los momentos en que tus creencias no se reforzaron. Reconocer  las excepciones a la regla te recordará que tu creencia no siempre es cierta.
  • Desafía a tus creencias. Realiza experimentos de comportamiento que pongan a prueba lo ciertas que son tus creencias en realidad. Si piensas que no eres lo suficientemente bueno, haz algo que te ayude a sentirte bien contigo mismo. Si te has etiquetado a ti mismo como una persona demasiado endeble, da un paso fuera de tu zona de confort, obligándote a hacer algo que te haga sentir un poco incómodo pero que te demuestre tu valor, tu arrojo.

Con la práctica, se puede entrenar al cerebro para pensar de manera diferente. Cuando renuncies a las creencias autolimitantes, estarás mejor preparado para alcanzar tu mayor potencial.

http://terapiaexpres.es/

2 thoughts on “Así es como los pensamientos se convierten en realidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *