Psicoterapia

Lo que se hace durante y entre las sesiones de psicoterapia puede marcar la diferencia.

Recibir sesiones de psicoterapia es un esfuerzo tanto económico como de tiempo dedicado. Para obtener el máximo aprovechamiento de la psicoterapia es importante concienciarse de que el trabajo personal debe realizarse también entre sesiones.

Tenemos la tendencia a pensar que nuestro terapeuta es la clave del cambio y que él solo va a conseguir que las cosas mejoren. Sin embargo, lo que tú puedes hacer como cliente es, como mínimo, igual de importante.

Estas son algunas de las cosas que el cliente debe tener en cuenta a la hora de acudir a sesiones de psicoterapia:

Elegir bien

La modalidad de tratamiento que funciona mejor depende de cada persona, puede ser un tratamiento cognitivo-conductual, psicodinámico, sistémico, etc… Lo ideal es que hables con dos o tres terapeutas, y que te expliquen su forma de trabajar. Además es importante saber si son especialistas en el tipo de problema que tienes. Visita sus web o habla con otras personas que hayan hecho psicoterapia. Es importante dar con el especialista adecuado a tu problema.

Prueba una primera sesión y no te dejes influir por su amabilidad. El terapeuta puede ser muy agradable pero completamente ineficaz, ¿sientes que es una persona competente a la hora de ayudarte en tu problema? ¿Su personalidad y estilo intelectual es compatible con el tuyo? Si eres profundamente espiritual y te encuentras con un terapeuta que hace hincapié en el razonamiento lógico quizá no os entendáis demasiado bien ¿Tienes la sensación de poder confiar en él?

Antes de las sesiones

Antes de la primera sesión es bueno escribir un correo electrónico describiendo el problema. Así el terapeuta puede preparar la sesión y concretizar los aspectos que hay que tocar en la primera entrevista. Después, en las siguientes sesiones, es necesario que hayas realizado los ejercicios. También es importante que apuntes cualquier duda que tengas para exponérsela durante la sesión. Si no puedes acudir a alguna sesión, avísale para que pueda darte otra cita, y pueda usar ese tiempo que has cancelado con otro cliente.

Durante las sesiones

Sé agradecido.

  • Es fácil olvidar que los profesionales también son personas, y que hacemos lo máximo posible por ayudar a nuestros clientes a superar sus problemas.

Sé honesto y exige honestidad.

  • Los terapeutas no somos adivinos capaces de leer la mente. Si te guardas lo que está pasando en realidad, por muy intuitivo que sea el terapeuta puede llevarle mucho tiempo llegar a la cuestión fundamental del problema, lo que te está perjudicando a ti y a él. Sé lo más honesto posible.
  • Y viceversa, exige a tu terapeuta la misma honestidad. Si percibe algo negativo sobre ti, es importante que lo sepas. Después de todo acudes a terapia para mejorar tu vida. Si hay algo que no te gusta de como tu terapeuta está llevando las sesiones, díselo educadamente.
  • Si tu terapeuta está haciendo algo que piensas que no es útil para ti, como por ejemplo ser demasiado duro, o lo contrario, blando, demasiado práctico o no lo suficiente, házselo saber. La mayoría de los profesionales estamos dispuestos a adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes o por lo menos a explicarles el porqué de nuestra forma de actuar en su terapia.

Toma notas.

  • La mayoría de las veces las personas se olvidan de gran parte de lo que sucede en las sesiones. Si tomas notas de la sesión, puedes refrescarla durante la semana, hasta la siguiente sesión. Y así es más fácil que no olvides lo que debes trabajar durante la semana.

Haz preguntas.

  • Realmente no hay preguntas tontas. Si una pregunta te viene a la mente, conseguir la respuesta por lo general debe prevalecer sobre lo que se está llevando a cabo en la en la sesión.

Pregunta sobre los ejercicios.

  • Si el terapeuta no te asigna una tarea, puedes pedirle o proponerle que lo haga. Realizar ejercicios entre sesiones es muy importante para avanzar en la terapia. Esos ejercicios no te van a quitar mucho tiempo durante la semana. Puedes probar las ideas generadas durante la sesión, hacer registros o simplemente leer alguna lectura que va ayudarte en la terapia.

Entre las sesiones

Quiérete a ti mismo lo suficiente como para comprometerte plenamente con la terapia, realizando los ejercicios no de forma superficial, sino con ánimo. Esta puede ser la clave para sacar el máximo provecho de tu psicoterapia. Quizá haya semanas en las que los progresos sean más lentos, no te desanimes. Seguro que siguiendo estos pequeños consejos puedes marcar la diferencia y cambiar el rumbo hacia la vida que deseas.

https://terapiaexpres.es/

2 comentarios en “Cómo aprovechar al máximo la psicoterapia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *